Clases de bombillas


La bombilla es un artefacto eléctrico que genera luz a través de un filamento metálico, que se calienta cuando está ante altas temperaturas debido a una corriente eléctrica que pasa a través del filamento hasta el punto de producir luz. Para impedir que el filamento ceda ante la oxidación, está cubierto por un globo realizado con cristal relleno de gas inerte.

La mayoría de estas bombillas se producen de manera que quien lo usa sólo tenga que introducirlos y apretarlos en una edificación con bases eléctricas apropiadas, incorporados en todas las instalaciones. Cada una de ellas, para empleo doméstico, tiene una duración aproximada de 1000 horas.

La creación de la bombilla generó una revolución en las casas y edificaciones de todo el mundo. Su acogimiento inicial, naturalmente, fue pausado debido a que casi ninguna vivienda tenía bases eléctricas.

¿Cuáles son los tipos de bombillas más conocidos en el mundo?


Bombillas LED

LED son las iniciales de Light Emitting Diode. Las lámparas LED constituyen elementos beneficiosos para la naturaleza, ya que son una alternativa ecológica y al mismo tiempo es muy eficaz.

Esto es debido a que no expulsan tanto CO2 en la naturaleza como otras clases de bombillas, y además no tienen mercurio ni tungsteno. En cuanto a una de las propiedades fundamentales que se mencionaron anteriormente, la durabilidad de diversas clases de bombillas, las lámparas LED pueden utilizarse por aproximadamente cincuenta mil horas.

Bombillas fluocompactas

Esta clase de bombilla también es llamada bombilla de bajo consumo, teniendo una duración de entre cinco mil y diez mil horas, y consume aproximadamente un ochenta por ciento menos que las lámparas comunes.

En cuanto al alumbrado que desprende, esta clase de lámparas de bajo consumo no son adecuadas para usar en instalaciones de paso. Esto se debe al tiempo de duración de este tipo de bombillas y a que suele durar unos segundos antes de otorgar toda la fuerza de su iluminación.

Bombillas incandescentes

Las bombillas incandescentes son el primer modelo creado para generar luz, mediante la energía eléctrica. Desde que fueron diseñadas, el mundo cambió mucho produciéndose fundamentales avances en la cantidad de luz generada y en el consumo y tiempo de las bombillas.

Su manera de funcionar es fácil, solo se tiene que traspasar una corriente eléctrica por un filamento hasta que logra conseguir una temperatura tan alta que expulsa radiaciones visibles para los ojos de las personas.

  

Los parámetros que actúan para definir a los bombillos incandescentes sobresalen las cualidades fotométricas, que encuadran el flujo luminoso, la potencia luminosa y la resistencia. Pero además de estas características hay otras que señalan la calidad de reproducción de colores y su duración.

Bombillas halógenas

La bombilla halógena es una lamparilla de tungsteno conformada por: un filamento, una reducida cantidad de gas halógeno con equilibrio térmico en el interior, y una composición de cuarzo, que sostiene de forma más efectiva el calor (lo que permite bombillas más pequeñas para potencias más elevadas).

Al ser expuesto a una temperatura alta, hace que se evapore el gas colocándose los residuos de tungsteno nuevamente sobre el filamento, con un resultado de mayor eficacia y una iluminación más blanda que la de las lámparas comunes.

También son llamadas en diversas regiones como lámparas de cuarzo o bombilla de tungsteno-halógena.

Bombillas de plasma

Esta pequeña lámpara tiene internamente gas halogenuros metálicos y argón. De igual forma tiene un compuesto con aspecto de disco agujereado en su centro denominado “puck”, que funcionará como base, lente eléctrica de la lámpara y aislante térmico.

De acuerdo con los creadores, uno de los beneficios de usar las bombillas de plasma es que no se necesitan electrodos para conducir la energía a la zona interna de la bombilla, de manera que no es necesario realizar conexiones eléctricas entre la lámpara y la red.

Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.


  • Autor: Equipo de redacción, Paola María Wisky Hernández.
  • Fecha de publicación: marzo 21, 2018.
Para citar este artículo en formato APA:

Comentarios, Preguntas & Aportes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*