La palabra hipoteca procede del latín hypotheca, lo cual hace referencia al inmueble que es dado como garantía de pago de un crédito que se solicitará al banco.

Con estas el propietario a pesar de tener el poder de la propiedad está obligado por la ley a venderlo en caso de morosidad en el pago, para así liquidar la suma de dinero prestado.

Está constituida por tres componentes: el plazo, que es el tiempo en el cual se ha de devolver el dinero prestado, lo cual se realiza en cuotas mensuales; el capital, que es la suma de dinero que fue prestado a través de crédito; y el tipo de interés, que es el porcentaje adicional que debe de pagar la persona que le fue dado el préstamo, lo cual resulta ser la ganancia del prestamista o del banco.

Tipos de hipotecas según el tipo de interés


Hipotecas fijas

Esta se produce cuando no se genera ninguna variación durante la vida total de un préstamo.

Hipotecas variables

Este tipo de hipotecas se define como aquella donde se produce una variación, o sea, tiende a variar la tasa de interés durante la vida de un préstamo.

En ciertas hipotecas variables se suele establecer plazos iniciales donde el interés no cambia, donde suele establecerse una duración entre seis meses y un año, pero pasado este lapso de tiempo cambia ante cualquier inflación o depreciación que surja.

Estas hipotecas suelen crearse a un plazo entre 25 y 30 años.

Hipotecas mixta

Este tipo de hipoteca se da cuando el interés establecido no tiene cambio alguno durante su periodo inicial , lo cual supera un año, pero luego cambia constantemente.

Se nombran como hipotecas mixtas porque resultan de la combinación entre las hipotecas variable sy las fijas. Estas se parecen mucho a las hipotecas de interés variable por los plazos  y las comisiones de amortización que presentan.

Hipotecas de interés de cuota fija

Es uno de los tipos de hipotecas fijas, donde la cuota no llega a generar cambio de forma periódica, más bien se alarga el plazo de amortización cuando sube el tipo de interés de referencia, y que cuando baja finaliza antes de pagar la hipoteca,

Lo bueno de esta hipoteca es que la persona siempre tendrá que hacer frente a una misma cantidad, sin embargo la desventaja estriba en que él nunca sabrá cuando terminará en exactitud de realizar los pagos de la hipoteca.

 

Tipos de hipoteca de acuerdo al tipo de cuota


Hipoteca con cuotas blindadas

Son aquellas hipotecas donde la cuota que se debe de pagar todos meses es la misma aún si hay cambios notorios en el tipo de interés. En esta lo único que genera una variación es el plazo de pago en función a la bajada o subida del interés.

  

Hipotecas con cuota creciente

Es el tipo de hipoteca donde la cuota tiende a crecer un porciento determinado anualmente a lo cual se adiciona los cambios en el tipo de interés.

Hipotecas con cuota fija o constante

Son las hipotecas que están conformadas por dos partes: una del capital solicitado y la otra de intereses. En esta hay una amortización baja y los interés son altos en los primeros años de amortización.

Hipotecas con cuota final

Es la hipoteca donde el pago de una parte del capital solicitado se paga en la última cuota, la cual suele ser de un 30 por ciento.

Hipotecas solo intereses

Son aquellas cuotas donde se pueden pagar mes a mes solo los intereses sin tener que pagar la amortización del capital, ahora bien, cuando termina el periodo de cuotas el deudor ha de pagar el importe total del capital prestado o debe de vender la casa para así cancelar la deuda.



Otras publicaciones importantes.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Gaceta educativa - Lostipos.com.
Fecha de publicación: octubre 10, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: