Tipos de personalidadSe define como personalidad al conjunto de rasgos y cualidades que definen la forma de ser de una persona. A lo largo de la vida, las personas desarrollan estos rasgos que con el tiempo serán los que determinen su conducta o comportamiento con respecto a los demás.

La personalidad es única y diferente esto se debe a las cualidades y características genéticas, físicas y sociales que registra cada ser humano.

Según Sigmund Freud el patrón de sentimientos, de pensamientos y la conducta misma que registra y mantiene el individuo desde su niñez hasta la tercera edad es a lo que se llama personalidad. La misma puede ser manipulada y guiada por traumas o necesidades ocurridas en el pasado que influyen inconscientemente en la persona cambiando así su comportamiento y actitud.

Clasificación.

El reformador.

Es un persona que presenta características de pensamientos tipo racional e idealista, y que posee fuertes principios. Muchas veces a estos les gusta hacer el bien pero tienen miedo de cometer errores. Suelen ser personas ordenadas, llegando muchas veces hasta el perfeccionismo.

El ayudador.

Es una persona que se preocupa por los demás. Es generoso y lo demuestra a través de sus actos. Así como también es complaciente y posesivo. Es también sincero, cálido, amistoso y sacrificado. Les gusta estar rodeados de personas, sin embargo presentan problemas con hacerse cargo de ellos mismos. El tipo de familia al que pertenece suelen poseer rasgos distintivos.

El triunfador.

Es una persona que le gusta dar órdenes, y si se propone algo lo logra. Son capaces de adaptarse a cualquier ambiente y generalmente sobresalen de este. Son muy competentes, energéticos y ambiciosos. Se preocupan por su imagen y de lo que piensen los demás. Son muy competitivos y seleccionan muy bien el tipo de negocio o empresa en donde prefieren laborar.

El individualista.

Es una persona sensible, reservada, romántica y un poco dramática. Son conscientes de sí mismos, llegando muchas veces a mostrarse emocionalmente honestos  y personales con los demás. Suelen ser temperamentales y evitan el contacto con el otro para no sentirse vulnerable.


El investigador.

Es una persona perceptiva, innovadora, reservado y aislado. Posee una alta capacidad de concentración, lo cual lo vuelve ideal en la realización de tareas complejas o de mucha destreza. Y son capaces de ver las cosas desde otro punto de vista.

El leal.

Es una persona capaz de comprometerse con su entorno, es seguro y lo transmite, es responsable y trabajador. Suelen ser un poco evasivos, desafiantes y ansiosos, llegando a veces a estresarse en situaciones determinadas.

El entusiasta.

Es una persona activa, divertida y espontánea. Suele estar ocupado pues le gusta ser productivo y versátil. Buscan nuevas experiencias pero se cansan en el proceso y esto los vuelve un poco indisciplinado. Regularmente usan sus habilidades para la realización de tareas cotidianas.

El desafiador.

Es una persona que se considera poderosa y dominante. Es seguro de sí misma y asertivo. Tiene ciertos problemas con respecto a estar acompañado, porque sienten que deben controlar el entorno. Aquí puedes ver una imagen de este tipo de personas.

El pacificador.

Es una persona modesta y receptiva. Tiene una personalidad estable y están dispuestos a seguir la corriente con tal de mantener las buenas relaciones, y es por esto que suelen ser complacientes. Están 100% conectados con ellos mismos y su entorno.


Según como se manifieste la persona ante cada característica se valorará el tipo de comportamiento y la conducta registrada en ella. La personalidad engloba el carácter y el temperamento del individuo, donde muy a menudo se establece el tipo de personalidad según el ambiente donde vive la persona y las características genéticas que desarrolla.

Cada persona tiene una identidad propia la cual engloba además de las características físicas, sus aptitudes, actitudes y la manera de afrontar cada problema o circunstancia que le da la vida. Cada suceso registrado no es repetido y puede mantenerse en el subconsciente de la persona siendo o no favorecedor para la personalidad misma del individuo.

Complementos


Citar en formato APA: